de Santiago Tena

hágase, niña mía, hágase vivo el amor en tu espacio, hágase en ti la luz y en mí la vida, hágase, amor cercano, cercano nuestro amor, el beso en voz, la voz beso y presencia y estoy dentro, hágase de tu amor el mundo niño, el mundo que te busco, el que soy mundo y carne y poeta y ardor solo por ti, hágase el desinhibo, hágase el nos buscamos, hágase el en ti estoy, hágase del amor el vino de la cena, el esperar, el ven, el has venido, el correo directo, el te busco y me arriesgo y voy por ti y si duele no importa que me duela: te he vivido, hágase del amor vino y dolor y cena y despedida y voy y luego vuelvo, del amor que queremos hágase libertad, y con la libertad la luz del mundo, y que inaugure el mundo en ti y en mí un renacer de esperas sin espera, un renacer de yas sin todavías, un renacer de escarcha, de sol vivo, de dónde, de por qué no me escribes, un renacer de voy, un renacer de quiero, un renacer de no tan solo en público, un renacer de quiero y lo deseo y te lo digo claro y te lo digo cierto: lo quiero y lo deseo y voy por ti y a ti, y estando en ti y llegando, a donde en verdad llego y donde voy y quiero y sé que está esperando y que me llama en ti, es a mí mismo, niño hambriento y gozoso y cálido y feroz dentro de ti, niño que necesita de mí mismo: sé la puerta abierta y encantada y serena y ansiosa y atractiva e imán, y vientre vivo y tú, quererme vivo y tú, volarme vivo y tú, volcarme vivo y tú, amar, amar:

abrir

29 mayo 2009

MIS OJOS TE ADORABAN

Amor de estudiante... quién no se recuerda de su primer amor. Esos momentos de felicidad e ilusión,  momentos en los que creemos que esa persona es la que estará siempre, sin imaginarnos que vendrán otros amores que nos ayudaran a crecer como seres humanos.   La magia del primer amor  nunca se olvida, se queda grabado en nuestro corazón.
Una canción del recuerdo,
Mis ojos te adoraban
Y aunque tu mano nunca tomé
Te adoraba
En mis ojos nunca viste tu amor
como yo te adoraba.
Lo sé tu nunca volverás.
Cuando a la escuela fui
caminaba junto a ti.
llevaba tus libros...
Esos días tan felices los recuerdo bien.
Juegos de aquel ayer.
Pretendías ser tu mujer,
pero el tiempo al pasar
nos hizo cambiar
Te adoraba
Y aunque tu mano nunca tomé
Te adoraba
En mis ojos nunca viste tu, amor
como yo te adoraba
Lo sé tu nunca volverás
Luego de la ciudad me fui
con la esperanza de subir y triunfar
Trabajando y luchando lo logré al fin.
Aunque el tiempo ya pasó
Un recuerdo está en mi corazón.
Esa niña, mi ilusión
de aquellos días del ayer.

2 comentarios:

senovilla dijo...

Como siempre un placer leer y ver.

Saludos Cordiales.

LC dijo...

Gracias mi amigo!!
regresa!!