de Santiago Tena

hágase, niña mía, hágase vivo el amor en tu espacio, hágase en ti la luz y en mí la vida, hágase, amor cercano, cercano nuestro amor, el beso en voz, la voz beso y presencia y estoy dentro, hágase de tu amor el mundo niño, el mundo que te busco, el que soy mundo y carne y poeta y ardor solo por ti, hágase el desinhibo, hágase el nos buscamos, hágase el en ti estoy, hágase del amor el vino de la cena, el esperar, el ven, el has venido, el correo directo, el te busco y me arriesgo y voy por ti y si duele no importa que me duela: te he vivido, hágase del amor vino y dolor y cena y despedida y voy y luego vuelvo, del amor que queremos hágase libertad, y con la libertad la luz del mundo, y que inaugure el mundo en ti y en mí un renacer de esperas sin espera, un renacer de yas sin todavías, un renacer de escarcha, de sol vivo, de dónde, de por qué no me escribes, un renacer de voy, un renacer de quiero, un renacer de no tan solo en público, un renacer de quiero y lo deseo y te lo digo claro y te lo digo cierto: lo quiero y lo deseo y voy por ti y a ti, y estando en ti y llegando, a donde en verdad llego y donde voy y quiero y sé que está esperando y que me llama en ti, es a mí mismo, niño hambriento y gozoso y cálido y feroz dentro de ti, niño que necesita de mí mismo: sé la puerta abierta y encantada y serena y ansiosa y atractiva e imán, y vientre vivo y tú, quererme vivo y tú, volarme vivo y tú, volcarme vivo y tú, amar, amar:

abrir

11 enero 2010

PARA BIEN Y PARA MAL

Para bien y para mal.
Fue que me dejé llevar.
Y si digo la verdad.
No sabría por donde empezar.
Una mano se ofreció.
Nada tienes que temer.
Me subió y me subió.
Y más tarde me dejó caer.
Me fue llevando la corriente,
allí donde no hacía pie.
Nada dura para siempre,
para siempre dije adiós ayer.
Para mal y para bien.
Fue que me deje caer,
si ahora miento créeme,
No la quiero la mitad de lo que creen.
Me fue arrastrando la corriente
allí donde no hacía pie.
Nada dura para siempre.
Y para siempre dije adiós, ayer.
Aguas tranquilas y rebeldes.
Río profundo llévame.
Que como el cause a la corriente,
solo puedo dejarla correr.
Para bien y para mal,
a mi lado duerme ya.
Porque prefiero soñar,
que buscamos solo el mismo mar.
Para bien y para mal.
Antonio Vega.

No hay comentarios: