de Santiago Tena

hágase, niña mía, hágase vivo el amor en tu espacio, hágase en ti la luz y en mí la vida, hágase, amor cercano, cercano nuestro amor, el beso en voz, la voz beso y presencia y estoy dentro, hágase de tu amor el mundo niño, el mundo que te busco, el que soy mundo y carne y poeta y ardor solo por ti, hágase el desinhibo, hágase el nos buscamos, hágase el en ti estoy, hágase del amor el vino de la cena, el esperar, el ven, el has venido, el correo directo, el te busco y me arriesgo y voy por ti y si duele no importa que me duela: te he vivido, hágase del amor vino y dolor y cena y despedida y voy y luego vuelvo, del amor que queremos hágase libertad, y con la libertad la luz del mundo, y que inaugure el mundo en ti y en mí un renacer de esperas sin espera, un renacer de yas sin todavías, un renacer de escarcha, de sol vivo, de dónde, de por qué no me escribes, un renacer de voy, un renacer de quiero, un renacer de no tan solo en público, un renacer de quiero y lo deseo y te lo digo claro y te lo digo cierto: lo quiero y lo deseo y voy por ti y a ti, y estando en ti y llegando, a donde en verdad llego y donde voy y quiero y sé que está esperando y que me llama en ti, es a mí mismo, niño hambriento y gozoso y cálido y feroz dentro de ti, niño que necesita de mí mismo: sé la puerta abierta y encantada y serena y ansiosa y atractiva e imán, y vientre vivo y tú, quererme vivo y tú, volarme vivo y tú, volcarme vivo y tú, amar, amar:

abrir

15 abril 2010

AMO LAS COSAS IMPOSIBLES

Amo los sueños imposibles,
lo que es fuera de lo común;
lo que son para mis ojos miopes invisibles,
lo tangible por la fe e impalpable aún.
                                                                                                                                                                              
Amo el volar alto en sueños y vértigos,
el creer que los milagros existen,
en los invisibles que me rodean, en los vástagos
que en mi imaginación crecen, que al cálculo resisten.
                                                                                                                                                                           
Amo el ser creyente en los dichos de Dios,
amo sus promesas de prodigio y milagros,
de salvar el mundo sólo por sus medios;
aunque signifique renuncias, contrastes y peligros.
                                                                                                                                                                          
Amo a mi Dios y su revelada Palabra,
el soñar con vivir lo que sus llamados vivieron.
El ver la realidad de sus promesas en su obra,
con todo el bagaje de dones y ministerios,
que sus primeros discípulos tuvieron.
                                                                                                                                                                          
¡Amo las cosas aún invisibles,
a los que sueñan con imposibles;
porque hay realidad más real que mis realidades!
¡Amo a mi Dios de imposibles!
                                                                                                                                                                          
Autor: Desconocido.

No hay comentarios: