de Santiago Tena

hágase, niña mía, hágase vivo el amor en tu espacio, hágase en ti la luz y en mí la vida, hágase, amor cercano, cercano nuestro amor, el beso en voz, la voz beso y presencia y estoy dentro, hágase de tu amor el mundo niño, el mundo que te busco, el que soy mundo y carne y poeta y ardor solo por ti, hágase el desinhibo, hágase el nos buscamos, hágase el en ti estoy, hágase del amor el vino de la cena, el esperar, el ven, el has venido, el correo directo, el te busco y me arriesgo y voy por ti y si duele no importa que me duela: te he vivido, hágase del amor vino y dolor y cena y despedida y voy y luego vuelvo, del amor que queremos hágase libertad, y con la libertad la luz del mundo, y que inaugure el mundo en ti y en mí un renacer de esperas sin espera, un renacer de yas sin todavías, un renacer de escarcha, de sol vivo, de dónde, de por qué no me escribes, un renacer de voy, un renacer de quiero, un renacer de no tan solo en público, un renacer de quiero y lo deseo y te lo digo claro y te lo digo cierto: lo quiero y lo deseo y voy por ti y a ti, y estando en ti y llegando, a donde en verdad llego y donde voy y quiero y sé que está esperando y que me llama en ti, es a mí mismo, niño hambriento y gozoso y cálido y feroz dentro de ti, niño que necesita de mí mismo: sé la puerta abierta y encantada y serena y ansiosa y atractiva e imán, y vientre vivo y tú, quererme vivo y tú, volarme vivo y tú, volcarme vivo y tú, amar, amar:

abrir

26 abril 2010

EL GATO Y LA HECHICERA

Te voy a contar una mini , mini historia que me imaginé.
Once upon a time... un gato negro que conquistaba con sus cálidas y suaves palabras, maullidos y ronroneos. Era muy querido y mimado por muchos por su magia.
Un día en su camino se le cruzó una hechicera, ella lo había observado por mucho tiempo, y envidiaba el don que tenía el gato. Utilizando su magia hizo que le comieran la lengua los ratones, sí, lo dejó sin palabras, lo hechizó.
Acostumbrado el gato a ser halagado por sus bellas palabras, maullidos y ronroneos sintió tristeza por no poder ya maullar, pero a pesar de su tristeza el gato necio siguió a la hechicera, el pobre gato ignoraba que ella lo haría retroceder en el tiempo lo llevaría de nuevo a la edad media donde los gatos eran odiados y despreciados por todos.
De no librarse del hechizo, la vida del gato cambiará... no será tan venturosa como lo era en su época cuando era venerado.
Imagen vista en Google

2 comentarios:

Senovilla dijo...

Pobre Gato, como le ha dejado tu imaginación.

Un abrazo.

LC dijo...

:) es solo imaginación mi querido amigo nada es real

Besitos y gracias por estar siempre!