de Santiago Tena

hágase, niña mía, hágase vivo el amor en tu espacio, hágase en ti la luz y en mí la vida, hágase, amor cercano, cercano nuestro amor, el beso en voz, la voz beso y presencia y estoy dentro, hágase de tu amor el mundo niño, el mundo que te busco, el que soy mundo y carne y poeta y ardor solo por ti, hágase el desinhibo, hágase el nos buscamos, hágase el en ti estoy, hágase del amor el vino de la cena, el esperar, el ven, el has venido, el correo directo, el te busco y me arriesgo y voy por ti y si duele no importa que me duela: te he vivido, hágase del amor vino y dolor y cena y despedida y voy y luego vuelvo, del amor que queremos hágase libertad, y con la libertad la luz del mundo, y que inaugure el mundo en ti y en mí un renacer de esperas sin espera, un renacer de yas sin todavías, un renacer de escarcha, de sol vivo, de dónde, de por qué no me escribes, un renacer de voy, un renacer de quiero, un renacer de no tan solo en público, un renacer de quiero y lo deseo y te lo digo claro y te lo digo cierto: lo quiero y lo deseo y voy por ti y a ti, y estando en ti y llegando, a donde en verdad llego y donde voy y quiero y sé que está esperando y que me llama en ti, es a mí mismo, niño hambriento y gozoso y cálido y feroz dentro de ti, niño que necesita de mí mismo: sé la puerta abierta y encantada y serena y ansiosa y atractiva e imán, y vientre vivo y tú, quererme vivo y tú, volarme vivo y tú, volcarme vivo y tú, amar, amar:

abrir

07 mayo 2010

SIMPLEMENTE PIENSO EN TI

Me acostumbré a tus palabras,
como el viento a la primavera.                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
Me acostumbré a tus ojos apagados
por la desesperanza,
a tu voz con distancia,
a tu caricia contenida en la estela del recuerdo.
                                                                                                                                                                                
Al todo o nada y nada y todo.
Me acostumbré a jugarme la vida
en una palabra sin saber de mí mismo,
a preguntarle a mi corazón
sin saber si consentía.                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
Me acostumbré a tu ansiada ternura,
a tus pasos para verte
y al silencio de las equivocaciones.
                                                                                                                                                                                
Me he acostumbrado a pensar,
más que actuar a vivir, a expresar,
sin saber que pasará.                                                                                                                                                                                                                                                                                                              
Me acostumbré a tí,
con tanta paciencia,
que la impaciencia nos dibujó el espanto
y a lo lejos logro sentir tu corazón confuso
buscando tu silueta.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                
Me acostumbré a las cláusulas de una letra
echar de menos las noches,
que jamás conocí,
de las vidas que jamás viví.
A pesar de la costumbre 
buena o mala,
simplemente pienso en ti.                                                                                                                                                                                                                                                                                                      
Autor:  Francisco Madero Urmenetta.

No hay comentarios: